martes, 18 de diciembre de 2012

EPITAFIO

Hay un verso perdido /hace un ortos de Sothis matutino /que me espera bajo aquella sombra relajante /del equinoccio estival. //


      Dendera lo acompaña sonriente /porque sólo en la coincidencia perpendicular /de 25,600 y tantos años /tienen cabida amores como el nuestro.

      Y en andanza por aquel camino de Arcilla Roja /que va en ruta a la Puerta del Sol /donde tu nombre y mi nombre, /juntos escritos, /se perpetuán más allá… /del Ajenjo. //


Carlos Matalobos.
a Martha S.
Stgo. de los Caballeros 1997

Mi Querida Karla


        Ya la suave brisa campuna /trae en su dorso /fragancia de un limonero, /que se espabila al fresco toque matinal.//

        Son brillantes los colores /que me brinda el día /al regazo del tibio sol, /en el son de la fresca mañana. //

      En su componenda: /mangos, guayabas y cerezas /van tejiendo en claroscuros /el parche de mi existencia /que piensa solo en ti /mi tierra.//


Carlos Matalobos.
Stgo., 08/02/1997.

viernes, 8 de octubre de 2010

Absurdo Silencio


Sumergido en el desprecio de tus labios me he propuesto vivir en el silencio, añorando tus anhelos, mientras vago en el desierto de tus recuerdos.

Las penas en versos las convierto y la vida me muestra que al final todo tiene su precio, un precio muy alto que no puedo pagar, un corazón que ya no razona, sangrando sin cesar.

Un susurro que resuena en mis adentros y declama las ilusiones que se fueron como el viento, el momento en que una noche cualquiera EL se quedo con tus pensamientos.

Sólo penas hay dentro de mí, he perdido las ilusiones y las ganas de vivir, moriría en un momento buscando la felicidad, una falacia maldita que produjo mi soledad, un amor que falló, cuando el tiempo impuso sus condiciones, alterando las pasiones que llevaron a la traición, fuego en carne viva fue tu decisión y estar vivo condena mi alma a esta triste prisión.

Alma sedienta y soberana, alma que ansía cada mañana encontrar la paz que la engalana. Cantando va mi alma a la montaña, y en la sombra descubre el rostro de aquel ser amado que en la llanura yace desterrado.

Olvidado y perdido en la penumbra de la noche, esperando cada atardecer que le haga compañía, pues mi alma en búsqueda de otro cuerpo ha desaparecido...

Colaboración (Luis Maceo)
16/08/10, 7:23 pm

jueves, 26 de noviembre de 2009

El Autor


Muchas veces miramos el mundo con lentes deformes y por esa razón nos atrevemos a culpar su deformidad, sin embargo ignoramos que debemos cargar esa culpa a los lentes y no al mundo.

En nuestra vida cotidiana tenemos la oportunidad de vivir cada espacio de tiempo como una vida completa, y podemos apreciar que la manera en que transcurre el tiempo para cada ser humano depende directamente de su forma de ver cada situación.

Reforzando esta idea vemos como Shakespeare lo expresa en su soneto sobre ‘el tiempo y el amor. En el presente trabajo muestro una recopilación de momentos que nos ha tocado vivir a una gran cantidad de personas, expresado en prosas y poemas.

El objetivo es expresar memorias de situaciones vividas y que a través del tiempo han marcado nuestras vidas tanto positiva como negativamente.